La fragmentación se produce mediante una reacción entre aluminio y óxidos metálicos en combinación con cristales de agua. Esta mezcla es muy estable contra golpes, fricción y altas temperaturas. Genera alta densidad de energía, elevada temperatura y vapor de agua por lo que es mínima la emanación de gases. Los polvos metálicos se convierten en plasma, produciendo expansión instantánea de iones y vapor de agua. Esta expansión fragmenta la roca, con una mínima producción de polvo, fly rock y gases tóxicos. Este nuevo método de fragmentación tiene clasificación UN 4.1 de sólidos combustibles por lo que su uso es altamente seguro.

A continuación enlaces a la presentación y ficha técnica del producto.

NRC New Rock Cracker Jun 2014

eCatalogueNRC